Cuando las emociones vuelven a lo natural

Tu estado de ánimo es determinante para la salud. Si a últimas fechas se han ingerido distintos y numerosos fármacos, pero la tos o gripe no cesan, sería útil analizar el estado emocional del paciente, ya que, si presenta alguna alteración emocional como estrés, depresión o ansiedad, será difícil que alcance la salud.

Este modelo de atención aplica para cualquier enfermedad, desde una infección en vías respiratorias, hasta los casos más complicados de cáncer, ya que la psiconeuroinmunología ha demostrado que el Sistema Nervioso Central trabaja de manera coordinada con el Sistema Inmunológico y el Sistema Endocrino.

Acorde con los especialistas en psiconeuroinmunología, el problema con el paciente moderno es que todo lo quiere resolver con un medicamento, sin atender de manera integral a su cuerpo. Por ejemplo: los antibióticos o los antivirales no matan a las bacterias y virus, solamente limitan su crecimiento. Si el paciente ingiere este tipo de fármacos y está deprimido o sometido a altas cargas de estrés, su recuperación puede ser lenta o no llegar.

Grosso modo, esto sucede porque ante el estrés, el Sistema Nervioso Central desprende sustancias que son tóxicas para el sistema inmunológico, con lo que se disminuye la capacidad de las defensas. Al suceder esto, hay una reacción química con el Sistema Endocrino que provoca que genere altas cantidades de cortisol, hormona, que entre otras cosas, favorece el desarrollo de obesidad.

Otra forma de explicar el proceso que describe la manera en la que el estado de ánimo favorece o merma la salud, es utilizando el ejemplo del cáncer.

Dicho de manera coloquial, para la psiconeuroinmunología, la persona que desarrolló algún tumor fue porque tras un evento estresante, se disminuyó la producción de glóbulos blancos, con lo que la primera línea de defensa (las Células Naturales Asesinas) no pudo desempeñar su función, y esto provocó que las células cancerígenas se reprodujeran sin control.

Equilibrio emocional, el camino

Robert Ader, pionero en el campo de estudio de la psiconeuroinmunlogía utilizó un modelo animal para describir la interrelación entre el Sistema Nervioso Central, el Endocrino y el Inmunológico.

A un sujeto le dio a beber agua con sacarina y ciclofosfamida, sustancia que disminuye la respuesta del sistema inmune. Tras un periodo de ingesta, el sistema de defensas del animal se deterioró. Posteriormente le volvió a dar agua endulzada pero ahora sin el componente químico y observó que de todos modos el sistema inmune estaba deprimido.

De acuerdo con el doctor Gustavo Aguilar Velázquez, médico con especialidad en homeopatía y doctorado en inmunología, para que el cuerpo humano no dependa de un medicamento para alcanzar y mantenga la salud, se necesita practicar actividades como yoga o meditación. “Aunque la propuesta no es como la de la risoterapia, los estados de ánimo positivos si coadyuvan a la salud, pues controlan el estrés, estar de buen ánimo y reír es importante para que el sistema nervioso central produzca sustancias que influyan positivamente en los sistemas endocrino e inmune”, sostiene el investigador.

“La salud tiene un precio y no todos lo quieren pagar. La persona que tiene diabetes quiere controlar su enfermedad con una pastilla, pero no deja de comer lo que le hace daño”, describe el especialista.

Así como un diabético puede controlar su enfermedad si cambia su actitud y modifica hábitos, cualquier persona puede alcanzar la salud con acciones elementales. En este sentido el inmunólogo Aguilar comentó que a sus pacientes les recomienda cosas simples como hacer ejercicio, dormir y alimentarse de manera estratégica. En este sentido explicó que se trata de comer poco de todo: no tanto pescado para no ingerir mucho aluminio; una cantidad moderada de verduras para evitar saturarse de pesticidas y poca carne a fin de reducir la ingesta de hormonas.

Aguilar Velázquez comenta que la homeopatía puede contribuir a equilibrar el estado de ánimo de las personas, así como la respuesta inmune y la interacción con el sistema endocrino. No obstante hace hincapié en que cuando el paciente reacciona muy tarde, los daños pueden ser irreversibles; sin embargo si el médico atiende de manera integral al paciente, éste logrará una mejor resolución de la enfermedad sin importar cuál sea el desenlace.