No sólo las mujeres de mediana edad y de edad avanzada puede presentar hipotiroidismo, también los bebés pueden padecer esta enfermedad. 

Algunos pueden nacer sin esta glándula, o con una glándula que no funciona correctamente, pueden presentar pocos signos y síntomas, como:

Piel y ojos amarillos (ictericia). En la mayoría de los casos, esto ocurre cuando el hígado del bebé no puede metabolizar una sustancia llamada bilirrubina, que habitualmente se forma cuando el cuerpo recicla los glóbulos rojos viejos o dañados.

Una lengua grande y prominente.

Dificultad para respirar.

Llanto ronco.

Una hernia umbilical.

A medida que la enfermedad avanza, los bebés son más propensos a presentar problemas para alimentarse y puede que no logren tener un crecimiento y desarrollo normales. También pueden padecer:

Estreñimiento

Tono muscular deficiente.

Somnolencia excesiva.

Cuando no se trata el hipotiroidismo en los bebés, incluso los casos más leves pueden conducir a un retraso físico y mental grave.

¡Centro Maestro de Bienestar, mejorando la calidad de vida de los visitantes!